Fobia a los gatos: Significado, causas, tratamiento y mucho más

Para conocer lo que representa la fobia a los gatos, comenzaremos por recordar de que se trata una fobia: La Fobia se caracteriza por sentir un miedo excesivo e irracional a cosas o situaciones que causan en la persona ansiedad cuando se está expuesto ante ellos o puede estarlo.

fobia a los gatos

El individuo es capaz de reconocer que su temor es irracional como por ejemplo temer a los animalitos inofensivos, o lo sistematiza como el temor a volar, excusándose de que ocurren accidentes aéreos todos los días.

Tambien Te Recomiendo Leer:

Existe una gran serie de fobias que escapan de nuestra imaginación, algunas son fobias raras, pero entre las que observamos con más frecuencia se encuentran el miedo irracional a  determinados animales como la Entomofobia o fobia a los insectos,  a roedores, animales rastreros, reptiles, también el temor a ciertas cosas como el miedo a los aviones, a los ascensor, a situaciones como el miedo  a espacios cerrados y el miedo o fobia a las alturas; así como algunas enfermedades o medios utiliados para su cura.

El temor o Fobia a los gatos están asociados con la falta de conocimiento con respecto a estos pequeños felinos, y a cualquier cantidad de leyendas o mitos que existen sobre la maldad de los gatos y lo que representan. Ahora bien,  por la parte científica este miedo se define como Ailurofobia.  Muchas personas son afectos y muestran cierta adoración por esto pequeños e inofensivos animales.

Significado del miedo a los gatos

Sentir terror ante la presencia de gatos, se traduce a un trastorno psicológico causado por el miedo exagerado hacia estos animales.  La palabra Ailurofobia proviene del griego, la expresión ailuros significa gato y fobia significa temor.

Al igual que otras fobias, la ailurofobia es creada por el subconsciente como medida  de protección. El comienzo de las fobias generalmente se crea por fuertes experiencias vividas en el pasado, específicamente en los primeros años de la infancia.

fobia a los gatos

Tambien Te Recomiendo Leer:

Sin embargo, tenerle miedo a un gato parte de dos factores;  el menor es no intentar acercarse al gato solo pasarle de largo. Este miedo aunque leve, suelen tenerlo las personas que no han tenido la oportunidad de conocer a profundidad a los gatos, o bien son supersticiosas con la popular mala suerte del gato negro, y a la cual muchas personas le temen.  Sin embargo, no sirve de mucha ayuda el no hacerle caso al gato cuando este cerca, ya que el siempre buscara acercarse a la persona.

El otro factor importante es que las personas que sienten verdadero temor hacia los gatos sufren considerablemente. Pues con solo tenerlos cerca les generaría desde crisis grave de pánico, hasta dificultades respiratorias, sudoración excesiva y ritmo acelerado de las frecuencias cardiacas. Esta reacción ante los mininos es motivada por la ailurofobia o fobia a los gatos.

No obstante, una persona que padece de este trastorno de fobia a los gatos, no soportaría bajo ningún concepto estar cerca de algún gato, ya que esto le generaría una grave crisis de ansiedad. Esta  sensación no sólo ocurre cuando la persona se enfrente ante un gato, sino también su estado de miedo y ansiedad se activaría con solo pensar en el gato, o ver alguna imagen o películas, etc.

En este sentido, padecer de fobia a los gatos, puede originar consecuencias personales muy traumáticas, las cuales pudieron haber sucedido en los años tempranos de la infancia, como por ejemplo ser aruñado por un gato al intentar escapar, o bien la manifestación de algún otro tipo de miedo que no esté vinculado con el animal.

El miedo a los gatos y su origen

El miedo se crea a partir del subconsciente como una medida de protección ante cualquier peligro inminente, este miedo pudo provenir de nuestras generaciones pasadas y que tuvieron que ver con la supervivencia, hasta se puede tratar de miedos que quedaron aferrados desde el inicio de los tiempos, a los cuales se enfrentó el hombre desde su orígenes, como temer a la oscuridad, a los animales feroces como los tigres, leones o leopardo, entre otros, y que precisamente pertenecen al mismo linaje que los gatos, y con los que tuvieron que enfrentar en feroces luchas, esto lo denominaríamos memoria genética, que suele activar fobias sin siquiera haber tenido ningún tipo de situación con algún felino.

 

fobia a los gatos

Igualmente, el miedo puede ser transmitido por situaciones que se presenten en nuestro entorno, como por ejemplo el miedo que pueden sentir los padres o algún familiar cercano hacia  los gatos, por lo que se puede asumir este tipo percepciones negativas hacia el animal, y lógicamente la reacción sería un miedo exagerado e irracional.

Causas de la fobia a los gatos

Como toda fobia, la ailurofobia o fobia a los gatos crece a partir del subconsciente, y la persona puede no encontrarse  consciente del origen de su fobia. La mayoría de las personas como ya lo hemos comentado anteriormente, pueden generar una ailurofobia por alguna situación experimentada, como ser mordido o arañado cuando niño. Las personas con este trastorno tienen un alerta en su mente inconsciente que imaginan a los gatos como animales peligrosos poniendo su cuerpo alerta  cualquier acercamiento con un gato.

fobia a los gatos

La fobia a los gatos, se debe distinguir muy bien del miedo. El miedo se genera debido a la ignorancia y a comentarios negativos que se han emitido en torno a los gatos, considerándolos animales poco confiables, ocasionando que las personas le tengan más desconfianza que miedo.

Sin embargo, las personas que sufren de esta fobia no sienten precisamente desconfianza hacia estos pequeños felinos, sino que experimentan una ansiedad y sensación de pérdida del control en situaciones de exposición, llegando en ocasiones a sufrir crisis y desmayo. No obstante, la persona en ese caso es capaz de entender que un miedo de tal intensidad no es necesario.

Cómo se manifiestan las fobias?

Las fobias son trastornos frecuentes que se manifiestan con un intenso y desmedido temor que sienten al mayoría de las personas, ante cosas y situaciones, que según los cálculos puede llegar a afectar entre el 2 y 8 % de la población, afectando con más frecuencia a las mujeres.

Esta angustia se desarrolla generalmente cuando se percibe la presencia del animal, a pesar de los esfuerzos de la persona por desecharlo, ya que entiende que su miedo excesivo es ilógico, y que su ansiedad, en ocasiones no tiene nada que ver con un peligro real.

 

Las personas que sufren de esta fobia sienten una gran angustia, así que para no angustiarse comienza a evitar las situaciones que le traen ansiedad y miedo, por lo cual su vida se va limitando considerablemente hasta convertirse en un total encierro.

En este sentido, se debe buscar ayuda con psicoterapia analítica o psicoanálisis para superar este tipo de fobia, y entender en que consiste este trastorno, su significado y los problemas interiores que hacen que las personas que lo padecen no puedan llevar su vida con total libertad.

Tener miedo a los gatos es conocido por diferentes nombres: ailurofobia , aelurophobia, gatofobia, galerofobia. Algunos especialistas en psiquiatría y psicología aseguran que esta fobia es un trastorno mental. Por ejemplo, una persona puede sentir miedo a ser mordido o atacado, o contraer infección por alguna enfermedad transmitida por animales o temer a los poderes místicos que aparentemente poseen los gatos. No obstante, este miedo puede ser exagerado y la persona puede entender sus causas y el origen de su miedo, inclusive percibir que no existe peligro alguno, pero aun así sigue teniendo temor.

Existe una serie de factores que definen el miedo de los gatos:

  • Un potencial frecuente para activar la Ailurofobia es observar cómo otras personas reaccionan ante el miedo  a los gatos. Un niño puede manifestar este miedo si ve a sus padres o hermanos con temor hacia los gatos, también por observar a personajes en  dibujos animados en algún programa de TV.
  • Los gatos frecuentemente se les ha vinculado con la hechicería, la tradición, la maldad, ellos son depredadores por naturaleza. Hasta los gatitos domésticos suelen arañar y gruñir si sienten una amenaza. Esta conducta del gato desde la perspectiva de un niño, inclusive de un adulto, puede generar directa o indirectamente una crisis de miedo y fobia.

Síntomas de la fobia a los gatos

La ailurofobia es el miedo o fobia a los gatos. Una persona con este trastorno tiene una reacción constante e irracional a estos animales, haciendo que la persona sienta una ansiedad extrema si se expone a felinos.

Estos son los síntomas que con más frecuencia experimentan las personas que sufren este tipo de fobia a los gatos:

  • Pulso acelerado
  • Sudoración excesiva
  • Estremecimientos
  • Sensación de ahogo
  • Dificultad respiratoria
  • Presión en el pecho
  • Nauseas
  • Dolores abdominales
  • Ansiedad Extrema
  • Mareo o desvanecimiento
  • Escalofríos
  • Hormigueo en el cuerpo
  • Rigidez muscular
  • Miedo al descontrol
  • Miedo a morir

Sí presentas cualquiera de estos síntomas, es recomendable que busques ayuda con un profesional especialista, psicólogo o terapeuta, el cual determinará si realmente padeces de ese trastorno que pudiera estar vinculado con alguna situación emocional anclada en tu subconsciente y que te esté afectando tanto psicológicamente como fisiológicamente.

Existen personas que desarrollan un odio hacia los gatos que han ocasionado su fobia,  y con frecuencia se enfurecen ya que son sometidos a burlas de las personas que no llegan a comprender de qué se trata este trastorno.

La mayoría de las personas con fobia a los gatos, pueden activar su miedo con solo observarlo de cerca, mirando una foto, a través de la televisión, inmediatamente experimentarían una crisis por esta situación. También mostrando pensamientos negativos hacia los gatos, asociándolos con supersticiones o con lo sobrenatural, o que son de mala suerte y creyendo en leyendas urbanas  de los gatos y sus actividades.

Tambien Te Recomiendo Leer:

Esta situación  puede ser difícil y agotadora, ya que en la realidad estos felinos pueden ser observados con frecuencia como mascotas o animales de trabajo. Para un persona que tenga esta enfermedad, hasta un simple paseo por las calles se puede convertir en su peor pesadilla, sin contar con las visitas a otras casas, puede ser el detonante para activar esta ansiedad y  el malestar experimentado con solo pensar que el gato pueda estar presente.

Tratamiento contra  la fobia a los gatos

Los tratamientos para controlar la  ailurofobia, se basan en la aplicación de la  terapia conductual, que tiene la finalidad de desensibilizar al paciente para que no siga experimentando ese miedo extremo e irracional al sentirse expuesto ante un gato. Esta terapia tiene muchas maneras de utilizarse y a veces estas personas requieren la consulta de varios terapeutas antes de encontrar el mejor tratamiento y el que más se adecue a sus condiciones.

fobia a los gatos

Algunas personas que lograr superar los traumas de la ailurófobos, posteriormente se convierten en amantes de los gatos, claro está que este es un trabajo que se consigue paulatinamente, mientras que otras personas  simplemente llegan a sentirse cómodos con la presencia de los gatos, permitiéndoles funcionar en la sociedad.

También son utilizados en casos extremos algunos medicamentos que ayudan al paciente a controlar los síntomas fisiológicos que se asocian con este tipo de fobia, para que de esta manera se puedan desarrollar con éxito los métodos terapéuticos.

Inicio  del tratamiento

Para comenzar cualquier tratamiento, es primordial tener un diagnóstico realizado por el profesional psicólogo o terapeuta, en el cual identifique que realmente se trata de una Fobia a los gatos, y no un trastorno de ansiedad o algo pasajero.  Es de vital importancia reconocer los diferentes  factores que encierra este problema, como los motivos que la generan, las causas de su activación, y las posibles soluciones.

En este sentido, entre el paciente y el especialista deberá existir una total comunicación, ya que el éxito de cualquier tratamiento se basa en el  trabajo en conjunto, es la única manera de lograr los objetivos trazados con el tratamiento adecuado.

A través de la  psicoterapia, se le enseñará  al paciente de donde proviene su fobia, el especialista le aporta métodos que lo ayudar a dominar la ansiedad ante una situación que desencadene la fobia.  Las técnicas de relajación también pueden ser de gran utilidad ya que ayudar a manejar la respiración y la rigidez muscular.

Métodos más frecuentes contra la fobia a los gatos

Existe un método muy común para la fobia a los gatos, se trata de la terapia de  exposición. Esta terapia consiste en que el terapeuta enfrente al paciente con la situación que le provoca el miedo, en este caso lo confronta con el gato. El estímulo se debe hacer progresivamente, de esta manera se consigue que el paciente vaya controlando sus miedos paulatinamente, por ejemplo si la persona le tiene fobia a las cucarachas puede comenzar por ver un dibujo, o un video, y una vez que el paciente resista el miedo que estos insectos le provocan, se intenta con otras cosas.

fobia a los gatos

Muy parecido es el método de  desensibilización sistemática, donde el paciente en lugar de ser estimulado con hechos reales, recurre a la imaginación que proyecta  en su mente la situación temida. En cualquiera de estos dos tratamientos, la exposición o la imaginación de lo temido se detiene si la persona no puede controlar la ansiedad, comenzando nuevamente una vez que el paciente este tranquilo y cómodo. Poco a poco el paciente va prolongando más el tiempo lo que le permite ir perdiendo el miedo.

Otro tratamiento muy conocido es la terapia cognitiva, consiste en dar al paciente la mayor información posible con respecto a la situación temida, y de esta manera adquiera suficiente confianza. Esta terapia es muy utilizada en personas con aerofobia que es  el temor a volar y que por razones laborales tienen que subirse a un avión. Tratamientos como este, tienden a ser muy exitosos para cualquier tipo de fobia.

No obstante, muchas personas eligen los técnicas de choque o terapias conductuales, donde se expone de manera forzada a la situación temida, hasta lograr que el paciente controle el miedo. El uso de psicofármacos no es muy recomendable en los tratamientos para las fobias, porque aunque pueden mejorar no suele ser recomendado en el tratamiento de las fobias, debido a que, si bien puede atenuar los síntomas de ansiedad, no logran eliminar el problema.

Actualmente, la Programación Neurolingüística esta siendo muy utilizado como tratamiento ante la aparición de algunas fobias, pero hasta ahora sus resultados no han sido científicamente comprobados.

No obstante, se han recurrido también a otro tipo de tratamientos alternos como las terapias con flores de Bach, los libros de auto ayuda, las sesiones grupales y la hipnosis.

Lo principal que hay que tener en cuenta, es que una persona que sufre de cualquier tipo de fobia no debe iniciar ningún tratamiento o terapia sin consultar y asesorarse con un especialista en el área de salud.  Son estos especialista los más indicados para diagnosticar tu caso y estudiarlo a profundidad, hacerte los exámenes de rigor para descartar otro tipo de causa que no corresponda realmente a la definición de fobia, y si fuera ese el caso hará recomendaciones valiosas para tratar el problema.

Cura de la fobia a los gatos

Lo principal cuando se quiere curar una fobia es tener la disposición para superarla, seguir adelante así no se vean los resultados de manera inmediata, fijarse metas reales y posibles. Escoger un día específico para iniciar el tratamiento. Por último darle el valor justo a cada logro que tengas con respecto al éxito del tratamiento, ya que por pequeños que parezcan estos implican un gran paso.

fobia a los gatos

Al igual que todas las fobias, la ailurofobia o fobia a los gatos tiene cura. El nivel de ailurofobia puede ser muy variado, hay personas con un nivel de fobia muy alto que hasta pueden sufrir severos ataques de pánico, incluso sin experimentar situaciones que lo lleven al miedo.

En cualquier caso, la solución para la fobia a los gatos  parte de un adecuado tratamiento psicológico, como por ejemplo las terapias de  hipnosis o la programación neurolingüística.

Como es conocido, las fobias pueden perturbar la vida diaria de las personas que la padecen, al extremo de ocasionarles daños importantes en sus relaciones afectivas, en el ámbito laboral y hasta en su vida privalda. No obstante, la mayoría de las personas realizan consultas para un posible tratamiento o terapia para las fobias, bien sea para eliminarla o para aprender a convivir con ella.

En tal sentido, es de suma importancia entender que las fobias no se quitan por sí solas, es por eso que se hace necesario ir en busca de ayuda profesional.

Como superar el miedo a los gatos?

Primeramente, se debe investigar cuales fueron los motivos para tener miedo a los gatos,  y las situaciones que impulsaron el desarrollo de esta fobias.  Esto puede necesitar de un trabajo largo con un especialista psicólogo, o también recurrir a unas cuantas sesiones de hipnosis. Esto es lo que permitirá conocer el origen del miedo y la persona tendrá la capacidad de hacerle frente, entendiendo que estas emociones no se justifican y que están vinculadas solamente con experiencias vividas en la infancia a partir del subconsciente.

fobia a los gatos

También ayudan a superar el miedo hacer contacto con los gatos. Inicialmente, sentirá un estado de angustia y terror, por lo cual es importante hacerlo de manera gradual y por períodos de tiempo, como por ejemplo, comenzar por observar al gato desde una distancia prudencial y luego permanecer con él en la misma habitación. Este tipo de terapia puede ayudar a conocer a estos pequeños animales que no son tan temibles y peligrosos como dicen.

 

Ahora bien, la fase final del tratamiento pudiera ser la adquisición de uno de estos amiguitos de cuatro patas, por lo que es conveniente elegir uno que sea amoroso y tranquilo, ya que si se escoge como mascota uno que sea agresivo y rudo, entonces esto empeoraría la situación, y por ende aumentaría más el nivel de miedo y angustia de la persona.

La psicología y la fobia a los gatos

La fobia a los gatos se puede controlar  y hasta eliminar con un buen y adecuado tratamiento  psicológico, uno de los métodos que son usadon con mayor frecuencia y éxito total, son las terapias de desensibilización sistemática, es decir, la exposición a la situación que nos produce el miedo, a esta se le pueden incluir sesiones de relajación necesarias para controlar la ansiedad, así como la programación neurolingüística para aprender a organizar los pensamientos  absurdos referidos a los miedos experimentados.

fobia a los gatos

Las personas que sufren de este tipo de trastorno sienten que no son comprendidas, ya que los gatos no representan ningún tipo de peligro, y una gran mayoría de personas suelen tenerla como mascotas disfrutando de su compañía.

Cuando se busca ayuda con un psicólogo o terapeuta a fin de solucionar estos trastornos, se trata en lo posible de que la persona afectada analice si su fobia interfiere con su vida cotidiana o no, así como reconocer aspectos como  el momento que aparecieron  los  síntomas de fobia a los gatos, el por qué cree que sufre de esta trastorno, si tenía alguna tensión en ese momento o por qué piensa que tiene una fobia.

Se puede dejar de sentir esa fobia y miedo extremo a los gatos, siempre que sea tratada adecuadamente. Sin embargo, cuando esta fobia no puede ser superada por la misma persona, es recomendable buscar ayuda de un psicólogo o terapeuta.

Algunos consejos para superar la fobia a los gatos

fobia a los gatos

  • Enfrenta, entiende y categoriza: no puedes lograr mejorar si no te ocupas de tu problema. Lo ideal es comenzar de una vez, tomando nota de la raíz de tu miedo a los gatos. Has un resumen de todas tus experiencias que te han causado ansiedad, como actúas y que sientes cuando te expones ante un gato.
  • Informarte sobre cosas referente a los gatos: Para saber cuánto temor tienes es necesario que tomes el control de la situación que generó el miedo. Aprende a conocer todo lo relacionado con los gatos, busca el motivo de porque el miedo a observarlos, oírlos, hacer contacto con ellos y  por último aceptarlo.
  • Tratar de superar esta fobia en solitario pudiera ser un poco difícil, pero si al contrario puedes contar con buenos amigos para que te ayuden, cuando estés preparado debes pasar al siguiente paso: deberás observar al gato en un espacio seguro, por lo que es preferible con un amigo que tenga gatos.  La mayoría de la personas prefieren un lugar al aire libre, que les permita maniobrar en caso que algo salga mal. Antes de poner en práctica este técnica trata de despejar tu mente y relájate lo más posible. Concéntrate solo en los aspectos que conoce del gato y no en tus miedos.

Un poco de historia acerca de la Ailurofobia o fobia a los gatos

La Edad Media significo para los gatos una época muy difícil, ya que se les vinculaba con la brujería, la magia negra y las hechiceras,  por lo cual fueron perseguidos así como a las personas creyentes de la brujería. En la actualidad, aunque no parezca lógico, se piensa  que si se te atraviesa un gato negro te traerá mala suerte,  esta superstición puede partir de esos tiempos.  Inclusive se decía que podían predecir el tiempo.

fobia a los gatos

Varios personajes muy conocidos han sufrido Ailurofobia o fobia a los gatos. Se decía que Napoleón Bonaparte, tenía una fobia muy conocida. Durante una época a él le preocupaba ser acosado por las ratas, así que sus consejeros le sugirieron usar gatos para ahuyentarlas y eliminarlas. Napoleón se negó inmediatamente debido al terrible miedo que sentía por los gatos.  Pero al final tuvo que acceder y dejar que los gatos lo ayudasen.

Dejame Tu Comentario