Fagofobia: Síntomas, tratamiento, cura y mucho más

¿Qué es la fagofobia? Esta pregunta es muy interesante, ya que se trata de una fobia muy peculiar. La fagofobia consiste en el temor de atragantarse ingiriendo alimentos, por lo que toman y asumen comportamientos que parecieran un poco irracionales.fagofobia

Así que en esta oportunidad conoceremos las características de esta fobia, y cómo afecta en la vida y en la cotidianidad de las personas quela padecen. Además, conoceremos también las características y el tratamiento para ayudar a los que la padecen.

Existen diversos tipos de fobias, unas más comunes y otras muy raras; sin embargo, todas afectan de diversas maneras la vida de quien las padece. Es más, una persona puede tener varias fobias, lo que complicaría más su situación.

Tambien Te Recomiendo Leer:

Significado de fagofobia

Este miedo o fobia también se conoce como miedo a tragar. De hecho, las personas que la padecen no son capaces de ingerir alimentos sólidos, lo que perjudica profundamente su salud.

Además, este término viene del griego, fagein, que se traduce tragar, y fobia, que como ya sabemos, significa miedo irracional. De esta manera, la fagofobia no es el miedo de ingerir alimentos en sí, sino de tragarlos y atorarse con ellos.

Por esta razón, las personas toman medidas muy radicales para poder ingerir alimentos, como consumir solo líquidos. Como veremos más adelante, su salud se puede ver perjudicada, debido que no consumen los nutrientes que el organismo necesita.

Ahora bien, ¿qué se debe hacer para superar esta fobia? ¿Cuáles son los síntomas y que se debe hacer para superarlos? Y sobre todo, veremos cuál es la población más perjudicada, y también la ayuda que se puede recibir.fagofobia omiedo a tragar

Pero primero, analicemos algunas de las causas por las que puede surgir esta fobia. Como veremos, para muchos, tal vez sean cosas que pueden pasar por casualidad, y que no tienen importancia alguna, mientras que para otras personas, este es un asunto de vida o muerte.

Causas de la fagofobia

Veamos algunas de las causas que provocan la fagofobia. Hay que tener en cuenta que esta es una fobia, como muchas otras, como la eritrofobia o la abluptofobia que, aunque se consideran fobias raras, afectan en gran manera la vida de las personas.

Tambien Te Recomiendo Leer:

Una de las causas principales, y que es la más común, puede ser un trauma. Una experiencia que puso al límite a la persona, en su infancia o en algún momento de su vida. En este sentido, es posible que la persona se haya ahogado comiendo, lo que le generó angustia, y desde ese momento, no desea vivir la experiencia.

Además, puede que esta experiencia se haya repetido en varias oportunidades, provocando angustia extrema. Si el evento sucedió en la infancia, es posible que la persona lo haya guardado en su subconsciente, y luego de vivir una experiencia límite, esta desencadene todos esos recuerdos, reviva el trauma y la persona comience a sentir ataques fóbicos.

Por otro lado, también se puede relacionar la fagofobia con incidentes que le haya ocurrido a otras personas. En este sentido, se podría decir que la fobia es inducida; en otras palabras, aunque la persona no haya vivido dicha situación, el ver cómo otra persona se ahoga le genera tal angustia que no desea pasar por lo mismo, y por esta razón, decide evitar comidas y alimentos que le puedan ocasionar ahogos.

Fagofobia en adultosfagofobia y consecuencias

Si bien es cierto que se considera a la población infantil más propensa a ahogarse con la comida, la Fagofobia puede desencadenar problemas en la edad adulta. Esto quiere decir que las personas adultas, al ser conscientes de lo que ingieren, prefieren evitar ciertos alimentos para no sentir la sensación de ahogo.

De hecho, es curioso que, aunque en realidad no se esté ahogando, la persona puede sentir esta sensación al consumir algún tipo de alimentos en específico. Además, las personas con más edad también pueden ser víctimas de fagofobia.

Como vemos, el trauma es el principal desencadenante de la fobia. En el caso de los padres con sus  hijos, el temor se refleja o se transmite cuando estos se ahogan, y a partir de ese momento, procuran cuidarlo y evitarle la experiencia; pero hay un punto donde el sentido protector está mal canalizado, lo que genera que el niño pueda tener miedo de comer cualquier cosa y ahogarse.

Esta sensación, como mencionamos, se puede reflejar en la vida adulta. Pero en el caso de los niños, ya hablaremos sobre cómo la fagofobia les afecta y cómo se puede evitar crear la fobia, así como evitar que se ahoguen.ansiedad yffagofobia

Síntomas de la fagofobia

El síntoma principal será la dificultad para comer. Así, la persona con esta fobia, al ingerir alimentos sólidos, puede sentir o experimentar una sensación de ahogo, aunque no le esté pasando nada. Por este motivo, rechazará ciertos alimentos, y preferirá, en lo sumo posible, ingerir líquidos.

Por otra parte, ante una situación estresante, es decir, estar frente a una mesa con alimentos sólidos, la persona puede experimentar diversos síntomas, tal como aceleración del pulso o ritmo cardíaco; también sudoración de manera copiosa. Puede presentar temblor y hasta incontinencia.

Esto puede provocar desesperación en la persona, y una de las reacciones será rechazar el alimento, o alejarse del lugar lo más pronto posible. Como se ve, son síntomas que no son para nada agradable. En este conteo no hemos tenido en cuenta otros síntomas como nauseas o dolores estomacales; aunque en este caso, también se dará que la garganta se cerrará, dificultando el trabajo de tragar o ingerir los alimentos.

Por esta razón, las personas que sufren de fagofobia, pueden llegar a pensar que no existe una cura; sin embargo, como veremos más adelante, existe una solución para la fogofobia. Hay que señalar, por otro lado, que la persona no le tiene fobia a la comida, sino al hecho de atragantarse, por lo que preferirá comer alimentos que considere que no son peligrosos.

consecuencias de la fagofobia

Efectos

 

La fagofobia puede traer efectos o consecuencias perjudiciales para la salud. En este sentido, al no alimentarse bien, o ingerir solo alimentos en estado líquido, como sopas, por ejemplo, puede hacer que la persona comience a bajar de peso, o incluso sufrir de desnutrición.

En estos casos, tampoco hay que confundir la anorexia con la fagofobia, hay que entender que son dos cosas muy distintas, y que afectan de manera diferente al individuo. En este sentido, aunque el fagofóbo tenga deseos de comer ciertos alimentos, la ansiedad por la expectativa de ahogarse, lo lleva a rechazarlo.

Por otro lado, el entorno familiar también se puede ver afectado. En este sentido, los familiares más cercanos deben estar atentos a lo que le pase, y también a los ataques de pánico. Estas situaciones son estresantes y crean un entorno no muy agradable.

Por otro lado, al no alimentarse bien, pueden surgir algunas enfermedades debido a la falta de vitaminas y proteínas que requerirán de más gastos. Por eso, como vemos, no es un asunto de un simple miedo o caprichos, sino que el terror que se imagina la persona es verdaderamente real para ella.

Fagofobia y ansiedadfagofobia y relaciones sociales

La ansiedad puede desencadenar la fagofobia, y viceversa. De hecho, es uno de los síntomas más frecuentes que generan tensión en las personas que tienen que luchar con esta fobia. La ansiedad se puede generar de diversas maneras:

Al tener que ir a una comida donde no sabe qué tipo de alimentos servirán; o ver los alimentos y tener que calcular la cantidad necesaria que debe ingerir para no ahogarse; y por supuesto, la idea de ahogarse es lo que genera más tensión en la persona.

como evitar que niños tengan fagofobia

Como vemos, todo se encuentra en la psique, o en los pensamientos de quien tiene la fobia. La ansiedad, por lo tanto, es el fruto de dichos pensamientos, y la persona tiene que lidiar con ellos, provocando que su miedo o temor crezca, exagerando la realidad, o distorsionándola; esto quiere decir que la persona verá cosas que en realidad no son o no existen.

Fagofobia infantil

Ahora bien, como ya comentamos, los niños también son afectados por esta fobia. De hecho, como ya mencionamos, cuando están pequeños, son propensos a ahogarse con frecuencia. Por esta razón, es importante saber suministrarle los alimentos.

Así, en una edad muy temprana, después de destetarlos, además del tetero, es recomendable servirles papilla en raciones muy pequeñas, así como líquidos. A medida que vaya creciendo, se le irá suministrando alimento sólido.

No se alarme cuando el niño se ahogue, y suminístrele la ayuda necesaria; ahora, si la situación se torna grave, lo más sensato es acudir con urgencia a un centro de salud más cercano. Es importante transmitirles seguridad para que no se sientan culpables y no desarrollen el miedo a comer.fagofobia y niños

Fagofobia en niños

Los niños son propensos a desarrollar fogofobia; si bien esta es una etapa que pueden superar, la ayuda de los padres es fundamental en ello. En ocasiones, puede que el niño no quiera comer ciertos alimentos, y no porque no le gusten, sino porque recuerda que fue con esos precisamente que se ahogó.fagofobia infantil

Por esto, los padres no deberían presionarlo, sino razonar y hacerles ver que, si los ingiere con mucho cuidado, no le pasará nada. De esta manera podrán superar esta etapa. Por otro lado, si no se hace de esta forma, el niño crecerá odiando ciertos alimentos, y en muchas ocasiones, ya en su vida adulta, olvidará por qué no le gustan dichas comidas.

Además, la fagofobia en niños es pasajera, a menos que sean los padres mismos que causen el trauma. Por este motivo, aunque es necesario supervisar lo que comen los niños, es mejor enseñarles que alarmarse y prohibirles, pues en vez de hacer un bien, se está perjudicando su salud física y mental a largo plazo.

cuidados de niños y fagofobia

Fagofobia y trastornos alimenticios

Como mencionamos, hay quienes relacionan la fagofobia con trastornos alimenticios. Aunque no tienen nada que ver, en ocasiones, la fagofobia puede llevar a la acción voluntaria de ingerir alimentos para no ahogarse.

Esta actitud es peligrosa, y se puede vincular con la anorexia, aunque por otros motivos. Por esta razón, un tratamiento adecuado ayudará a las personas a tener una percepción real de su entorno, y sobre todo, de los alimentos que ingieren. Así, al saber que no corren ningún peligro al ingerir alimentos, podrán hacerlo de manera gradual.

Por otro lado, el no alimentarse bien, puede poner en peligro la salud de las personas, creando enfermedades, o incluso problemas estomacales, como gastritis y otros. Además, pueden surgir enfermedades a largo plazo, como diabetes, cálculos, y otras más.

Tambien Te Recomiendo Leer:

Como vemos, es importante que la persona pueda superar su fobia para que pueda gozar de buena salud. Ahora bien, ¿cuáles son las perspectivas de una persona que vive con una fobia?

Fagofobia y relaciones interpersonales

fagofobia y procesos de alimentación

Muchas personas no llegan a entender por qué quien tienen fagofobia actúa de esa manera; es más, como ya vimos, las suelen confundir con algún tipo de trastornos de alimentación. Como vemos, su vida social se ve afectada, pues rehuirá de invitaciones a comidas con amigos, e incluso familiares.

En este sentido, también evitará comer en restaurantes y cafetines, y por supuesto, no estará dispuesto a comer en público. Este tipo de actitud puede generar una especie de sociofobia. Es decir, la persona evitará todo contacto social.

Esto generará otros problemas, como la depresión, la baja autoestima y sentimientos de culpa. Todo ello por algo que parece insignificante, aunque en realidad no lo es. Así que es importante brindar la ayuda y el tratamiento necesario para superar los ataques que provocan la fagofobia. Por este motivo, veamos si existe alguna cura y algún tratamiento que ayude a combatir este problema.

Cura para la fagofobiacómo superar la fagofobia

Como estamos hablando de un problema que se origina en la mente, o psique de una persona, en muchas ocasiones se puede pensar que no tiene cura. Todo lo contrario, estamos hablando de un problema cuyo origen se encuentra en los pensamientos, y por esta razón, su tratamiento no está en una cura física, sino mental, por decirlo de alguna manera.

En este sentido, la cura viene a través de sesiones terapéuticas donde la persona pueda lidiar con su propio problema, y hacer frente a su realidad. Además, hay que tener en cuenta que este proceso lleva tiempo, y que la evolución depende de la persona.

De esta manera, alguien que tiene fagofobia puede mejorar y recuperar su estilo de vida y sus relaciones cotidianas. Además, estará en la capacidad de ayudar a otras personas que también tengan los mismos problemas.

Como ya mencionamos, todo depende de la persona. Si esta quiere superar su fobia, debe poner de su parte; además, dependiendo de la gravedad de la fobia, una de las cosas que debe hacer la persona, es ingerir pastillas para la fagofobia; en muchas ocasiones serán calmantes o suplementos vitamínicos que el doctor suministrará en caso de ser necesario. De esto hablaremos más adelante.

Tratamiento para la fagofobia

El tratamiento para la fagofobia puede variar. Esto depende también de la condición del paciente. Si bien requiere un tratamiento psicológico, en caso de ser necesario, también necesitará un tratamiento físico.Cómo combatir la fagofobia

Esto dependerá de su condición física. Alguien que tiene fagofobia siempre estará buscando alternativas para alimentarse; sin embargo, puede llegar a tenerle tanta aversión a la sensación de ahogo que pueda sentir, que prefiere no hacerlo.

Esto trae como consecuencia la desnutrición. En este sentido, la persona perderá masa muscular, así como energías para realizar las actividades, y puede desarrollar anemia. Además, la falta de calcio, fósforo y otros minerales elementales hará que la persona se sienta débil, y no pueda coordinar tanto movimientos como pensamientos.

Como vemos, estos síntomas son muy graves, por lo que requerirá de un tratamiento médico. Como ya explicamos anteriormente, en este caso los médicos podrían confundir a la persona con fagofobia con alguien que sea anoréxica o bulímica. Por esta razón, la evaluación psicológica es muy importante para saber qué tipo de trastorno tiene la persona, y de esta forma, tomar las medidas correspondientes.

Por otro lado, para ayudar a la persona a consumir alimentos, se podría suministrar con un poco de agua, para que evitar la resequedad de la garganta. Hay que recordar que uno de los síntomas que provoca la fobia es la resequedad en labios y garganta; por lo tanto, consumir alimentos puede ser tan doloroso que hace que la persona lo rechace.

Por esta razón, suministrar agua o jugo para acompañar los alimentos puede darle un poco más de seguridad al paciente, y así este puede ingerir los alimentos que le proveen. Pero como ya dijimos, también es necesario el tratamiento psicológico para que pueda recuperarse por completo.

Tratamiento psicológico para la fagofobia

Además de un tratamiento médico, la persona necesita de ayuda psicológica para enfrentar sus problemas. En este sentido, un especialista en miedos y fobias es el adecuado para brindar las herramientas necesarias y así combatir este problema.

Así que, una vez el psicólogo conozca los orígenes de la fobia, hará saber a la persona sobre ello, y le ayudará a estar consciente de dicho origen. Este es el primer paso: afrontar la realidad. Un incidente que, o bien pudo ser reciente o hace ya mucho tiempo, es cosa del pasado.fagofobia y trastornos de alimentación

El hecho de que la persona interiorice esto, y se dé cuenta que su vida está siendo afectada por su actitud, le dará la motivación necesaria para seguir adelante. Claro, es necesario que el terapeuta sepa canalizar dichos recuerdos y ayudar en dicha concepción de su realidad.

Por otro lado, el terapeuta también puede enseñar técnicas de relajación para que el paciente pueda hacer frente a situaciones que le causen estrés, y puedan desencadenar la fobia. En estos casos, estas terapias tienen que ver con visualizarse en algún lugar e imaginar situaciones totalmente opuestas a las que la persona está viviendo.

Otro tipo de terapia que se puede usar en estas ocasiones es la música. Escuchar música relajante mientras se ingieren los alimentos puede ayudar a disminuir los niveles de estrés. Claro está, todas estas terapias el terapeuta las puede ejecutar ya sea una por una, o combinarlas todas, o combinar algunas de ellas.

En este sentido, el psicólogo deberá estar atento a la evolución del paciente; pero sobre todo, debe estar muy atento a las recaídas, pues la persona puede sentirlas como un fracaso, y es posible que el miedo aparezca aún con mayor intensidad.

Ahora bien, el psicólogo puede medir los niveles de estrés que le produce la presencia de ciertos alimentos a la persona mostrándoselos, ya sea a través de fotografías, o también mostrándoles dichos platillos ya preparados. De esta manera, sabrá en qué etapa de la terapia van, y cómo reacciona en diferentes momentos a los agentes detonantes, en estos casos, la comida.

Como vimos, es fundamental que el paciente también ponga de su parte para su entera recuperación. No se debe esperar a que sea muy tarde para acudir a los especialistas. Ahora bien, ¿cómo se puede identificar a una persona con fagofobia?

Cómo identificar a una persona con fagofobia

La respuesta está en conocer los síntomas, de los cuales ya hemos hablado. De esta manera, no se confundirá la fagofobia con otros trastornos alimenticios. Además, es importante conocer el historial del individuo. Esto quiere decir que los parientes más cercanos, e incluso los amigos deben estar al tanto de sus alergias, enfermedades e incluso fobias.

Ahora bien, cabe destacar que todos poseemos y desarrollamos ciertos grados de fobias, ya sea  de fagofobia o de cualquier otra fobia, de las que ya hemos hablado suficiente. Por este motivo, mostrar empatía también ayuda a la recuperación de la persona.

La terapia y la familia

Lo más importante para muchas personas es la familia. En este sentido, contar con el apoyo y comprensión del grupo familiar, así como de los amigos más cercanos ayudará a que la persona progrese de manera significativa.fagofobia y cura

Además, se debe evitar comentarios hirientes o despectivos. Sobre todo si la persona está lidiando contra su fobia. Estos no harán otra cosa que desanimarlo aún más, y encerrarse en su propio mundo.

Además, cuando se trate de pequeños, es decir, niños, es muy importante hablarles con un tono calmado y transmitirles seguridad y confianza. De esta forma, se puede evitar que desarrollen fagofobia, así como cualquier otro problema relacionado con la conducta.

Por lo tanto, la familia es el núcleo donde la persona puede superar su miedo. Por este motivo, es importante que los miembros del grupo familiar también asistan de vez en cuando a sus terapias, y se enteren tanto del progreso como de las recomendaciones que pueda hacer el especialista para superar la fobia.

Aunque hemos hablado solo de la fagofobia, dichos principios también aplican para cualquier problema causado ya sea por traumas o por cualquier otro motivo, sean estos fóbicos o no. lo que se quiere destacar aquí es el valor y la importancia que deben tener todos los individuos en la sociedad, y que estos lo conozcan.

De esta manera, el tener conciencia de los problemas al que se enfrentan los demás nos ayudará a desarrollar empatía; y de esta manera, aunque no seamos expertos, estaremos en la capacidad de brindar toda la ayuda que podamos, ya sea a familiares, amigos, vecinos e incluso desconocidos.

Superar la fagofobia

En vista de todo lo que ya hemos dicho, sí es posible superar la fagofobia; solo que requiere de empeño y esfuerzo, interés y dedicación, y sobre todo, de mucha fortaleza, ánimos y fuerzas de voluntad.

Como hemos analizado a lo largo de este artículo, luchar con esta fobia no es nada fácil, pues también conlleva riesgos de salud física, además de las mentales. Pero con el empeño necesario, la ayuda médica y psicológica necesaria, así como el apoyo de familiares y amigos, no solo se podrá superar esta fobia, sino cualquier problema que se tenga.

Lo importante es que no estamos solos en esta lucha interna contra nosotros mismos, pues cada quien tiene que lidiar con sus problemas, preocupaciones y miedos; pero lo importante es no permitir que estos, sobre todo el miedo, nos devore y nos consume, y de esta manera, nos convirtamos en prisioneros de nuestras propias inquietudes y pensamientos negativos.

Por este motivo, también es recomendable generar pensamientos positivos, sobre todo cuando sintamos que el miedo y la desesperación nos puedan invadir. Todas las fobias tienen características comunes, sin embargo, cada una tiene elementos diversos, y se puede decir que no es lo mismo tenerle miedo a un payaso que a una cucaracha, aunque las reacciones sean parecidas.

La diferencia está en que posiblemente, quien teme a las cucarachas no le teme a los payasos, y viceversa. Ser conscientes de esta verdad ayudará a combatir la fobia, pues podría visualizar en lo que más teme aquello que le pueda causar gracia.

Claro está, de nuevo esto se puede lograr con la ayuda de un especialista, que actuará como un guía para poder recuperar la confianza pérdida, y así regresar, si no a la normalidad, a un estado donde estemos bien con nosotros mismos.

Dejame Tu Comentario